Problemas emocionales

Los niños pueden presentar varios tipos de problemas emocionales, entre los que destacamos los miedos, fobias y ansiedad, los celos infantiles, la depresión y el mutismo selectivo. A continuación hacemos un pequeño repaso por los síntomas que muestran estos tipos de problemas emocionales y cómo tratarlos.

Miedos, fobias y ansiedad

Los niños suelen tener miedos que a menudo los adultos no consiguen comprender por extraños o exagerados: oscuridad, fantasmas, animales, ruidos fuertes…miedos que conforme el niño va creciendo desaparecen y aparecen de otra índole. En estos casos, estamos hablando de los miedos evolutivos.

Sin embargo, cuando el miedo se dirige a algo o alguien concreto, la respuesta dada por el niño es desproporcionada yendo más allá de su control voluntario, la trata de evitar a toda costa e interfiere en su vida cotidiana, estamos hablando de fobias ya sea al agua a la oscuridad a los animales, etc. La fobia es uno de los trastornos clasificado dentro de los trastornos de ansiedad que se manifiesta con ciertas particularidades en los niños.

La exposición al estímulo fóbico provoca casi invariablemente una respuesta inmediata de ansiedad. Aunque los adolescentes y adultos con este trastorno reconocen que este temor es excesivo e irracional, esto no sucede a veces en el caso de los niños. En la mayoría de las ocasiones el estímulo fóbico es evitado. Si esto interfiere en las actividades cotidianas, y tiene una persistencia superior a 6 meses (en menores de 18 años), probablemente estemos hablando de un caso de fobia.

Según Leo Kanner: Hay que tratar al niño que teme y no a los miedos del niño

Como hemos visto, las fobias forman parte de los trastornos de ansiedad, luego la ansiedad es un elemento presente en ellas. No obstante esto, la ansiedad también puede aparecer en el niño sin estar ligada a los miedos y las fobias. El niño la manifiesta con reacciones de miedos intensos, preocupación o inquietud que no se encuentran relacionadas directamente con ningún objeto, situación o personas. Si el niño es obligado a permanecer ante el estímulo o situación temida le pueden producir bloqueos, tics, muecas, sudoración excesiva. Cada niño manifiesta su ansiedad de forma diferente y ésta se alimenta de pensamientos recurrentes e irracionales sobre el objeto o situación ansiógena.

¿Cómo puedo ayudarte o cómo puede ayudarte la terapia?

Si notas a tu hijo ansioso, con miedos exagerados en su comportamiento llámame y valoraremos si se trata de una ansiedad propiamente dicha o no. Mediante la terapia cognitivo-conductual y las técnicas cognitivas que se centran en la reestructuración del pensamiento ansioso, conseguiremos que tu hijo desarrolle conductas mas adaptadas.


Celos infantiles

Los celos constituyen parte del desarrollo emocional de cualquier persona. Son una respuesta normal a una situación especial que acontece en un momento determinado dentro de la evolución familiar. Hay una serie de características que hacen que para el niño sea más difícil gestionar la emoción de tener celos, como son un temperamento fuerte, la tendencia a la ansiedad alta, una autoestima disminuida, la baja tolerancia a la frustración, una dependencia fuerte hacia los padres, así como un vínculo o apego inseguro. Solo hablamos de celos patológicoscuando afecta de forma excesiva el funcionamiento habitual del niño y su familia.

¿Cómo puedo ayudarte o cómo puede ayudarte la terapia?

Si va a nacer un hermanito/a, puedo ayudarte con las pautas adecuadas el tratamiento preventivo de los celos que permitirá al hijo mayor tolerar y compartir a los papas. Y si ya ha nacido el nuevo bebé, ayudando a tu hijo mayor a gestionar sus sentimientos y a que la dinámica familiar sea lo más llevadera posible en este nuevo periodo de adaptación familiar.


Depresión infantil

La depresión en los niños es un trastorno emocional. Los síntomas característicos de la depresión en la infancia y adolescencia son: irritabilidad, aburrimiento, soledad, retraimiento, inexpresividad, desesperanza, rebeldía, oposición o desobediencia, protestas, riñas, rabietas, problemas de conducta, abuso de drogas, precocidad en las relaciones sexuales, somatización, episodios policiales, problemas de memoria, enuresis, ansiedad, problemas de rendimiento escolar.

La depresión infantil es una alteración seria con sus características diferenciales de la depresión en adultos y no se puede ni debe minimizar. Las últimas investigaciones han dejado sentado que: la depresión infantil existe desde etapas muy precoces. Sus características básicas son paralelas, aunque no idénticas a la depresión en los adultos. Para que sea considerado como estado depresivo en el niño y adolescente ha de tener una duración de al menos dos semanas.

¿Cómo puedo ayudarte o cómo puede ayudarte la terapia?

Si crees que tu hijo puede estar deprimido, acude a mi consulta y lo valoraremos y le ayudaremos a superarla, porque lo más importante para un niño es disfrutar de su infancia y lo que esta conlleva: alegría, imaginación, juego, amigos.


Mutismo selectivo

El mutismos selectivo es un trastorno caracterizado por una notable selectividad de origen emocional en el modo de hablar, de tal forma, que el niño habla en algunas circunstancias, pero deja de hablar en otras circunstancias definidas y previsibles. Lo más frecuente es que el trastorno se manifieste en la primera infancia. Ocurre por igual en ambos sexos y suele acompañarse de rasgos marcados de ansiedad social, retraimiento, hipersensibilidad o negativismo. Es típico que el niño hable en casa o con sus amigos íntimos pero permanezca mudo en la escuela o ante extraños. Pueden presentarse también otras formas (incluso lo contrario a lo descrito).

Los criterios diagnósticos para el Mutismo selectivo según el DSM-IV (313.23) son:

  • Incapacidad persistente para hablar en situaciones sociales específicas (en las que se espera que hable, p. ej., en la escuela) a pesar de hacerlo en otras situaciones.
  • La alteración interfiere el rendimiento escolar o laboral o la comunicación social.
    La duración de la alteración es de por lo menos 1 mes (no limitada al primer mes de escuela)
  • La incapacidad para hablar no se debe a una falta de conocimiento o de fluidez del lenguaje hablado requerido en la situación social.
  • El trastorno no se explica mejor por la presencia de un trastorno de la comunicación (p. ej., tartamudeo) y no aparece exclusivamente en el transcurso de un trastorno generalizado del desarrollo, esquizofrenia u otro trastorno psicótico.

¿Cómo puedo ayudarte o cómo puede ayudarte la terapia?

Si tu hijo o algún familiar cercano presenta estos síntomas y estas preocupado no dudes en llamar y ponerte en contacto conmigo, y mediante técnicas de relajación y otras técnicas cognitivo-conductuales podremos ayudarle.


Si crees que tu hijo o hija podría estar padeciendo cualquiera de los problemas emocionales descritos, ponte en contacto conmigo y buscaremos una solución sin compromiso.

También puedes solicitar cita online en el siguiente botón.

CITA ONLINESolicita tu cita online aquí

 

One thought on “Problemas emocionales

  1. Pingback La importancia de la educación emocional en los niños

  • Saber más Psicología Infantil Psicología Infantil Todos los niños experimentan ciertas dificultades conforme van creciendo. En algunos casos, estos problemas no desaparecen o se incrementan y entonces es cuando el niño necesita ayuda. El tratamiento adecuado puede impedir el desarrollo de dificultades más serias.
  • Saber más Asesoramiento e Informes Asesoramiento e Informes Terapia familiar, asesoramiento a padres y madres y la realización de informes psicológicos son algunos de los servicios adicionales más habituales que ofrezco.
  • Saber más Psicología Adultos Psicología Adultos La Psicólogia ayuda enseñando estrategias de cambio para afrontar y superar dichos problemas.

La Psicólogia ayuda enseñando estrategias de cambio para afrontar y superar los problemas.